Artículos

 

EL Antagonismo

EL Antagonismo puede ser una profunda experiencia de aprendizaje cuando nos lleva a comprender que las diferencias no tienen que producir rupturas. En realidad, todas las fuerzas aparentemente opuestas resaltan las cualidades únicas, los puntos fuertes así como los débiles de cada uno. Generalmente, definimos la tristeza como lo opuesto a la alegría, la oscuridad como lo opuesto a la luz, la muerte como lo opuesto a la vida. Pero desde una perspectiva más amplia, estas cualidades son los dos lados de una misma moneda, aspectos duales de la totalidad. De hecho, se sirven la una a la otra, dando variedad a la vida y creando una belleza que sobrepasa con mucho las limitaciones impuestas por los modos de pensar rígidos.

Se dice que todo tiene su momento y su espacio, todo propósito y toda persona viviente. Todo lo que es, desempeña un papel integral en el conjunto general de la existencia. Cada ser, cada hoja de hierba, cada montaña o estrella es individual, único e independiente, y, no obstante, de alguna manera está misteriosamente interrelacionado con todo lo demás. Tan sólo la mente humana crea la ilusión de la separación y el antagonismo.

Cuando nos encontramos en una disposición mental contraria a las opiniones de otra persona, ambas partes necesitan dar marcha atrás y observar la discusión desde una cierta distancia para tener una perspectiva más amplia. Esto entibia el acaloramiento de las actitudes defensivas y crea espacio suficiente para que cada persona empiece a comprender el punto de vista de la otra.

Darse cabezazos no sólo es agotador... produce todo tipo de dolores de cabeza y complicaciones innecesarias. Cortar totalmente con alguien porque es diferente o porque no estamos de acuerdo con sus opiniones simplemente cierra las puertas de la cooperación que podría llevar a nuevos entendimientos y culminar en un gran avance. En cuanto tachamos a la otra persona de «imposible», estamos engañando a todo el mundo, especialmente a nosotros mismos. Excluir lo difícil nunca es una solución, porque impide la comprensión verdadera de los desafíos que hay que afrontar, y simplemente prolonga la discordia.

La manera inteligente de enfocar el antagonismo es, primero, delimitar un terreno neutral y, luego, confluir en él. Puede que resulte difícil hacerlo, pero si perseveramos, merecerá totalmente la pena, y puede traer consigo beneficios inesperados.

No importa lo intolerable que pueda ser la situación, nada es imposible una vez que todas las partes están genuinamente dispuestas a dar una oportunidad a la paz. Las dificultades en la comunicación siempre se pueden superar si existe un deseo sincero de conseguir la armonía.

Puede que lleve su tiempo restaurar el equilibrio, pero confiar en que eso es posible y esforzarse por conseguir ese objetivo hará que la unión entre nosotros sea más profunda y más fuerte. Si se pueden exteriorizar las diferencias en una atmósfera de respeto, en la que cada individuo tenga mucho espacio para expresar sus pensamientos y sus quejas sin miedo a que lo juzguen o a que se tomen represalias, la situación mejorará para todos.

No tomarnos a nosotros mismos o a nuestras opiniones tan en serio contribuirá a disipar la dureza de nuestro modo de pensar y, al mismo tiempo, creará más espacio para la confianza. Un poco de sentido del humor también ayuda, porque aligera la pesadez de un ambiente, creada por el escepticismo y la inhibición.

Una de las manifestaciones más extrañas de El Antagonismo surge cuando elementos que armonizan entre sí de manera natural se han enemistado de alguna forma. Ya se deba este distanciamiento a un malentendido o a fuerzas externas más allá de tu control, evita la tentación de intentar forzar una reunión feliz. Lo mejor que se puede hacer es confiar en la naturaleza de la sabiduría, sabiendo que lo que realmente debe estar junto se reunirá a su debido tiempo. A veces, las épocas de antagonismo traen consigo oportunidades inesperadas para descubrir nuevas armonías.

Si estás en una situación en la que alguien está reteniendo información o energía, o está siendo agresivo, no derroches tu propia energía en un enfrentamiento que sólo servirá para empeorar las cosas. Tómate tu tiempo para considerar cuál es la causa de tu decepción y en qué deseos para el futuro te has involucrado, y luego relájate. Soltar algo significa volver a un espacio de neutralidad dentro de ti, estando dispuesto a ver lo que es posible sin tener expectativas de resultados específicos.

Volver a Artículos