Artículos

 

Gracias.

Cuando pronunciamos la palabra «GRACIAS», es como si hiciéramos brotar en nuestra alma un manantial de luz, de paz y de gozo. Y este manantial inunda todas nuestras células. Poco a poco, sentímos que algo en nosotros se vivifica, se fortalece, se ilumina. De esta manera, el día en que tengamos que vivir grandes pruebas, no sólo no nos derrumbaremos, sino que seremos capaces de seguir dando GRACIAS. No lo olvidemos: la capacidad de dar GRACIAS en las pruebas nos ayuda a superarlas.
 

Volver a Artículos