Artículos

 

Nada puede existir aisladamente

“Todo sólo puede ser todo porque está unido a todo. (Esta es esa resonancia).
Por eso todo está unido a todo.
Por eso nada puede existir aisladamente.
Sólo está aislado porque está unido a todo, porque en él también está presente todo lo demás. (Por consiguiente, nadie está aislado, tampoco un niño. Cuando nosotros miramos a niño separado de lo demás, estamos subestimando a lo que él está unido, a algo más grande)
Por eso al mismo tiempo yo también soy todo.
Todo no puede existir sin mí y yo no puedo existir sin todo. (Estos son pensamientos y conocimientos fundamentales que tienen consecuencias de muy largo alcance).
¿Qué significa esto para la manera en que vivo, para la manera en que siento, para la manera como yo soy?
En cada ser humano veo a todos los seres humanos y por eso en él también me veo a mí. En mí siento a todas las personas, cada una tal como es.
En cada persona me encuentro con todas las personas y en ellos también me encuentro a mí.
¿Cómo podría yo entonces rechazar algo en ellos sin que en ellos me rechace a mí mismo?
¿Cómo alegrarme de su existencia sin que en ellos también me alegre de la mía? ¿Cómo podría desearle algo bueno a otra persona sin que al mismo tiempo me lo desee a mí y a todas las otras personas?
¿Cómo puedo amarme sin amar también a todas las otras personas? (Pues con todos estamos en resonancia).
Quien en todo ve a todos, también se ve a sí mismo en ellos, en ellos se encuentra a sí mismo, en todos también se encuentra a sí mismo. Por lo tanto, quien daña a otros, también se daña a sí. Quien a otros lastima, también se lastima a sí.
Quien incentiva a otros, se incentiva a sí mismo.
Quien oculta algo a los demás, también se lo oculta a sí mismo, y quien empequeñece a los otros, también se empequeñece a sí mismo.
Quien realmente ama a otros, ama a todos. Por lo tanto, amor al prójimo es al mismo tiempo amor a todo y amor a todos, inclusive amor a uno mismo.
El amor al prójimo es amor puro y amor pleno porque en todos tiene todo, sobre todo se tiene a sí mismo.
¿Cuál es la solución?
Tomo en mi corazón todo lo que rechazo. De ese modo encuentro el camino al amor a todo y a todos. A través de él me vuelvo grande.
¿Qué quiere decir aquí grande?
Yo reconozco que soy igual a todas las personas y ellas iguales a mí. Entonces estaré unido a todo y a través de todo seré grande.

Bert Hellinger

Volver a Artículos